Gracias a iniciativas de capacitación coordinadas por Pro O’Higgins y su empresa socia Agrosuper, estos vecinos se forman en gestión de micro empresas que les permitirá desarrollar y potenciar su emprendimiento.

Con el curso de Gestión para Microempresarios, 20 vecinos de Rengo y Requínoa han comenzado el camino hacia el emprendimiento. En 160 horas aprenden a formular y planificar un plan de negocios, a desarrollar habilidades personales para potenciar el mismo, elementos de comercialización, tecnologías de la información, el marco legal y formativo e identificar fuentes de financiamiento.

Estas actividades formativas “son para ofrecer a los emprendedores herramientas que les permitan conducir su actividad, administrando bien sus recursos, reconociendo las claves de su negocio y mejorando continuamente su relación con los clientes, sostuvo Braulio Guzmán, Gerente General de Corporación Pro O’Higgins, quien añadió que llegar a la formalización del negocio “es el primer peldaño del crecimiento”.

Cabe destacar, que estas iniciativas de formación coordinadas por Pro O’Higgins se desarrollan gracias a un trabajo conjunto, en el cual Agrosuper destina parte de sus excedentes de capacitación a través del Programa de Becas Laborales Sence, los que son gestionados por Otic O’Higgins y ejecutados por el organismo técnico OTC Consultores. Colaboración a la que se suman los municipios para la convocatoria de los beneficiarios.

Rafael Prieto, Gerente de Asuntos Corporativos de Agrosuper, destacó la importancia de entregar herramientas para el desarrollo de la capacidad emprendedora regional “en la medida que se generen oportunidades para todas las personas y para otras empresas o microempresas que están cerca, eso contribuye al crecimiento de toda la región”. Asimismo, sostuvo que la alianza generada con Pro O’Higgins permite “ampliar la invitación y que más gente pueda acceder a este tipo de cursos para mejorar, eso nos permite a contribuir más a la Región”.

Miguel Vallejos profesor de dichos cursos comenta que todos los alumnos tienen un emprendimiento, pero son todos informales y “la idea es que en el futuro, si van a seguir trabajando, se formalicen. Estos alumnos tienen un compromiso gigante, han sido muy responsables y también hemos contado con una tremenda preocupación de Agrosuper, quienes siempre han estado presentes y participando en los dos cursos que estamos desarrollando”.

“Yo soy artesana y mi especialidad es tejer. Este curso me enseñó a definirme en algo -mi fuerte es el telar y el crochet- he aprendido a sacar el punto de equilibrio en mis cosas, en mis costos, a darle valor a mis horas y pagarlas. Ahora quiero seguir creciendo, incluso estamos mandando tejidos para Santiago”, señaló Verónica Valenzuela quien vive camino a La Chimba en Rengo.

En Requínoa en tanto, José Cáceres de 53 años, comenta que trabaja en la producción de mermeladas, conservas y huesillos durante la temporada de verano “tengo que aprovecharla al máximo, para fabricar y vender en el invierno. Este curso ha sido espectacular, me ha ayudado a conocerme como persona y a realizar los negocios como corresponde a trabajar como corresponde, sacando cuentas, si gano o si pierdo, estoy muy feliz y destaco la calidad de la enseñanza”.

Estas formaciones no tiene costo para los participantes y cabe mencionar que en este caso cuentan con un subsidio de herramientas, el cual una vez finalizada su capacitación, les permitirá adquirir equipos y herramientas para seguir desarrollando su emprendimiento.