Con el acompañamiento e indicaciones de diseñadores profesionales, los artesanos del Nodo de Orfebres desarrollado por Pro O’Higgins y cofinanciado por Corfo siguen perfeccionando su nueva línea de productos potenciando su imagen e identidad.

Las mencionadas asesorías consisten en el seguimiento de cuatro sesiones por cada orfebre participante del Nodo. En éstas, se aplica una metodología utilizada por los diseñadores para el perfeccionamiento de técnicas, procesos productivos en la creación de nuevas piezas y posicionamiento de marca personal; concretando conceptos para nuevas líneas de productos.

Carolina Gutiérrez y Tomás González, diseñadores de la Pontificia Universidad Católica, son los encargados de guiar y asesorar a los orfebres, buscando aportar a sus nuevas colecciones desde la mirada del diseño y la identidad.

El objetivo es “hacer un seguimiento a la nueva línea de productos que cada orfebre desarrolló durante la primera parte del Nodo. De esta manera motivamos y aseguramos de que ellos mantengan conceptos con los que trabajaron y con esto, una nueva línea de productos coherente, trabajada en base a la identidad personal o territorial”, señalaron los profesionales.

Desde noviembre de 2015 han participado a la fecha, 45 artesanos en estas asesorías personalizadas en las que han recibido herramientas prácticas y metodologías de trabajo de forma individual, apoyo y una guía para el desarrollo de su línea de productos desde el diseño, un seguimiento personalizado y estados de avance que les ha permitido detectar fortalezas y aspectos a mejorar.

Anita Hinojosa, orfebre, comenta su avance desde que participa en el Nodo, “en general soy autodidacta en el diseño, me gusta mucho y trato de expresar eso en mi trabajo. Pero gracias a las asesorías de los diseñadores, me he perfeccionado, con su apoyo creo que he podido crear mejores piezas estos meses. Yo nunca había hecho joyas, siempre me dedique a los regalos corporativos, ahora empecé a diseñar y me ha resultado más fácil, también han subido las ventas”. Además agrega, “la metodología, los pasos a seguir, el lenguaje para llegar a un buen dibujo, el trabajo en un primer prototipo, afinando los detalles, me ha servido mucho”.

Lo que más se destaca de este proceso “son las nuevas metodologías y herramientas que los orfebres han adquirido para trabajar de forma consciente sus procesos creativos. Hemos hecho un trabajo personalizado con las capacidades de cada uno, respetando los procesos de aprendizaje individuales pero exigiendo los mismos avances en cada  asesoría. Esto ha apoyado la consolidación de la línea estética de cada orfebre, como también el empoderamiento de su oficio, llegando a resultados que los sorprenden hasta a ellos mismos”, sostienen los diseñadores Carolina Gutiérrez y Tomás González, sobre el proceso creativo que han experimentado en este periodo.

Cabe mencionar que de forma paralela, los participantes del Nodo de Orfebres, reciben asesorías técnicas con una joyera experta y realizan talleres prácticos de terminaciones y engaste, para completar las colecciones que presentarán en el mercado al finalizar el programa.