Alrededor de 50 emprendedores desarrollaron el Taller de Emprendimiento “Bootcamp” de este programa ejecutado por Pro O’Higgins y cofinanciado por Corfo. En una metodología intensiva de trabajo descubrieron si una idea de negocio será exitosa en el mercado.

A través de la validación temprana de una idea de negocio, conociendo las necesidades del cliente, antes que pensar en un producto o servicio, emprendedores de la región se reunieron en el Bootcamp de Impulsa O’Higgins para descubrir y trabajar en esta metodología durante tres días seguidos.

Es una iniciativa de Pro O’Higgins que cuenta con el apoyo de Corfo y el Fondo de Innovación para la Competitividad del Gobierno Regional de O’Higgins y su Consejo Regional, enmarcado en la Estrategia Regional de Innovación.

Se basa en una experiencia de entrenamiento que parte desde la identificación de un cliente o un posible problema, hasta la validación de una propuesta de valor real y acorde a las necesidades captadas.

“La validación de una idea de negocio se funda en el encaje problema-cliente, si ello es así, el emprendedor es capaz de desarrollar una propuesta de valor que prospere en el mercado. Una idea de negocio puede tener futuro sólo si es capaz de crear clientes, y ojalá muchos clientes”, sostuvo Braulio Guzmán, gerente general de Pro O’Higgins.

Además agregó lo que significa esta iniciativa de emprendimiento para la corporación que lidera y sus asociados, “este programa de alguna forma interpreta la más genuina vocación de las empresas socias: el emprendimiento; y se diferencia de otros porque ofrece un espacio de acompañamiento para emprendedores, desde el proceso de validación temprana de su idea de negocio, hasta construir una propuesta de valor que tenga significación para el mercado, es decir, clientes”.

A lo que se sumaron las palabras del Director Regional de Corfo, Andrés Lorca, quien destacó que “para Corfo es fundamental apoyar el emprendimiento en etapa temprana y es por eso que estamos cofinanciando esta iniciativa Impulsa O’Higgins, que busca apoyar el proceso de validación de ideas de negocio, de manera que los emprendedores puedan aprender del mercado y desarrollar productos y servicios en concordancia con las demandas reales de sus clientes”.

Durante los tres días de entrenamiento, a cargo de Sebastián Arias y Pedro Varas, Mentores de FounderList y de este Bootcamp, se crearon ocho equipos de trabajo, cada uno con una idea de negocio diferente, que salieron a validar en terreno con potenciales clientes.

Edith Franco, emprendedora y participante, destacó la calidad de los mentores y el sistema de trabajo desarrollado en el Bootcamp, “me gusta la competencia profesional de los charlistas, el método, que nos hagan practicar y sobre todo que nos hagan compartir con un montón de gente de distintos niveles, pero que tenemos puntos en común, que queremos hacer algo y estamos seguros que lo podemos hacer de alguna manera y que estamos dispuestos a sacarnos la mugre por eso”.

Al finalizar el Bootcamp, se evaluó a los equipos de trabajo, con un jurado compuesto por la Directora Regional de Sernam, Pamela Zamorano; Jorge Pérez apicultor y emprendedor regional y el gerente general de Pro O’Higgins, Braulio Guzmán. Quienes pudieron presenciar las ideas de negocio y respecto a los aprendizajes obtenidos, analizar cómo diseñaron su propuesta de valor para los clientes.