• Ello en el marco del proyecto que desarrolla Corporación Pro O’Higgins con el financiamiento del Fondo de Protección Ambiental del Ministerio de Medio Ambiente, “Conociendo, preservando y creando conciencia ambiental en mi comunidad desde nuestro Biotopo”.

La educación ambiental se ha posicionado como uno de los principales ejes de trabajo en las comunidades escolares, lo que ha obligado a generar acciones que atraigan y comprometan a las nuevas generaciones.

En ese contexto es que Corporación Pro O’Higgins con los recursos provenientes del Fondo de Protección Ambiental del Ministerio de Medio Ambiente, están desarrollando, el presente año, el proyecto “Conociendo, preservando y creando conciencia ambiental en mi comunidad desde nuestro Biotopo”, que busca potenciar y fortalecer la convivencia de los alumnos, docentes y apoderados con la naturaleza de su entorno escolar, convirtiéndolos en agentes activos de cambio en pos de la preservación y valoración de su propio ecosistema acuático.

La iniciativa, beneficia a 30 establecimientos educacionales de diversas comunas de la Región que cuentan con un Biotopo; y contempla el desarrollo de 3 talleres teóricos y otros 3 prácticos, relativos a temáticas de energía, reciclaje y observación de especies o conservación, en cada una de las escuelas. A lo que se suma la implementación de una plataforma web interactiva y la realización de un Seminario Ambiental, en el que se expondrá una muestra con los resultados del proyecto de cada comunidad escolar en las tres áreas abordadas.

“Lo que buscamos es crear una comunidad que permita incorporar nuevas ideas al ecosistema y profundizar en el aprendizaje ambiental, para posteriormente compartir y reflexionar sobre los conocimientos abordados. La idea es ampliar el rango de acción, conociendo el entorno donde está situado el establecimiento, incluyendo la relación con la flora y fauna presente, para reconocer algunas especies amenazadas, a fin de que toda la comunidad – escolar y vecinal- pueda fomentar el uso sustentable del patrimonio natural”, afirmó la coordinadora del programa, Ximena Hernández.

Cabe destacar que los establecimientos participantes pertenecen a las comunas de Rengo, Codegüa, Mostazal, Chépica, Lolol, San Vicente, Graneros, Las Cabras, Pichidegua, Palmilla Coltauco, Machalí, Olivar, Malloa, Chimbarongo, San Fernando y Rancagua.

BENEFICIOS DE UN BIOTOPO

El Biotopo acuático es un espacio físico, un estanque natural en donde se dan las condiciones adecuadas  que permiten la interacción entre comunidades de especies de flora y fauna acuática, las que gracias a sus interacciones y relaciones biológicas, logran asentar un ecosistema lleno de vida. 

Éste ubicado estratégicamente en lugares subvalorados al interior de los establecimientos educacionales, permite la recuperación de espacios educativos, los que gracias al trabajo conjunto de docentes, alumnos, apoderados y la comunidad escolar, se transforman en áreas verdes; factor escaso dentro de  la realidad educativa.

Además genera un recurso formativo permanente para los establecimientos, puesto que durante su proceso de construcción  y posterior a él, es posible desarrollar una serie de actividades propias de mantención como: limpieza, alimentación de peces y circulación del agua, entre otros; a lo que se suman una serie de acciones  pedagógicas, orientadas de manera transversal a todos los niveles de educación básica y a todos los subsectores educativos, reforzando materias que van desde inglés hasta matemáticas.