• La institución, formada por Corporación Pro O’Higgins y Codelco Chile División El Teniente, desde hace 16 años valida los aprendizajes de sus alumnos en los diferentes módulos que imparte. Y esta vez fue el turno de un nuevo grupo de alumnas las que obtuvieron su certificación de los cursos de técnicas avanzadas de orfebrería.

 

Como cada año, la Escuela de Orfebres de Coya concluyó las actividades correspondientes al período de formación de sus nuevos aprendices. En esta ocasión, fueron 15 las alumnas que obtuvieron la validación y reconocimiento de su trabajo en las clases impartidas durante el segundo semestre de 2017 y que cierran las actividades del año; una iniciativa impulsada por Corporación Pro O’Higgins y financiada con Becas Laborales OTIC O’Higgins -Sence, provenientes de los excedentes de Capacitación de Codelco Chile División El Teniente, la cual permitió a las orfebres adquirir técnicas avanzadas en la especialidad.

 Al respecto, Braulio Guzmán, Gerente General de Corporación Pro O’Higgins, destacó la importancia y el compromiso de impulsar esta labor que sitúa al metal rojo al servicio del arte.

 “Esta es la única escuela sudamericana de su tipo y da cuenta del sueño de profesionalizar este oficio integrando a la comunidad, que fuera para ellos una fuente de trabajo y estas mujeres se suman a quienes durante ya 16 años han pasado por la escuela, en sus distintos niveles de aprendizaje. Por ello estamos orgullosos de quienes hoy han completado este curso, logrando altos estándares de calidad y belleza artística en los trabajos que realizan”.

 Por su parte, la gerenta de Sustentabilidad y Asuntos Externos de Codelco Chile, División El Teniente, Valentina Satelices, indicó que “Estamos más que satisfechos con este trabajo y ver estos resultados hoy día. Ver el empuje, las ganas que han depositado en este período de capacitación y todo lo que ellas proyectan desarrollar con estas herramientas, sin duda, nos confirma que estamos en la senda correcta de seguir contribuyendo con distintos actores en esta localidad para desarrollar un oficio con profesionalismo y con sello de identidad”.

 Así, el pasado martes, el Sindicato de Trabajadores de Codelco en Coya se transformó en el escenario en el cual las orfebres recibieron su diploma como autenticación y reconocimiento de su trabajo, orgullo de un ardua metodología guiada por el profesor Denis Célèry con una duración de 180 horas, donde aprendices de las comunas Rancagua, Graneros, Machalí y Colatuco, profundizaron sus conocimientos en esmaltado, forja y estañado del cobre.

“Yo comencé en la escuela desde cero, con el primer curso de orfebrería básica y tras dos años, hoy me siento preparada para potenciar mi camino en esta disciplina. Aquí nos preparan en varias técnicas para poder confeccionar aros, collares, hasta accesorios como platos o jarrones de decoración, lo que agregando metodologías avanzadas como las que nos enseñaron en este módulo da una atributo mayor a este trabajo que, para muchas, se ha transformado en sustento”, señaló Vanessa Zúñiga, alumna de la institución.

 Un importante paso que abre las oportunidades para que su oficio encuentre su ruta como emprendimiento, basado en la identidad coyina, y  como un valor agregado en nuevos mercados, proceso que busca ser la puerta a su profesionalismo.