La experiencia educativa ambiental, impulsada por Corporación Pro O’Higgins, contó con la participación de 17 establecimientos de la Región, beneficiando a más de 4.833. mil alumnos.

Por tercer año consecutivo, Corporación Pro O’Higgins desarrolló el concurso Biotopo: “Vivo la naturaleza en mi escuela”, que busca potenciar la convivencia de los alumnos con la naturaleza de la comunidad escolar, mediante la construcción de un ecosistema acuático; trasformado espacios subvalorados o la ausencia de éstos, en áreas verdes de gran riqueza y belleza.

“Desde el año 2010 que estamos diseñando y construyendo Biotopos y desde el 2014 haciendo concursar a los establecimientos en la construcción de éstos; un espacio educativo, que desde la construcción hasta la conservación es un motivo de aprendizaje ambiental para los niños, los profesores y la comunidad escolar de apoderados y vecinos de los establecimientos. Nos ocupa ahora la idea de enriquecer esta red de escuelas que lo poseen, de manera que puedan tener otros espacios de interacción y mejoramiento, para ir incorporando en torno al Biotopo nuevos elementos de aprendizaje ambiental como: eficiencia energética, reciclaje, cultivos orgánicos, y todo aquello que de alguna forma refleje un compromiso con el medio ambiente que nos integra y del cual somos parte”, señaló el  gerente de Corporación Pro O’Higgins, Braulio Guzmán.

La iniciativa contó con la participación de 17 establecimientos educacionales pertenecientes a 14 comunas de la Región, destacando el trabajo realizado en la Escuela Municipal de Gultro en Olivar, quien obtuvo el primer lugar tras recibir la mayor puntuación y cumplir con todos los requisitos solicitados en las bases del concurso.

“Fue una experiencia muy buena, de mucho trabajo y esfuerzo, especialmente porque somos un establecimiento vulnerable, uno de los más vulnerables de Chile; además entremedio tuvimos algunas complicaciones porque nos destruyeron dos veces los avances del Biotopo, se nos murieron los peces, y pese a eso logramos obtener el primer lugar. Todavía no me lo creo, porque si bien teníamos fe como colegio, no pensábamos que seríamos los ganadores, recién lo estamos asimilando y disfrutando”, comentó Ramiro Rosas, profesor de educación física y encargado de la construcción del Biotopo de la Escuela de Gultro.

Opinión que compartió su alumna Alexia Bernal, de 6to año básico, quien se mostró muy alegre ante el resultado. “Estoy muy impresionada, y a la vez muy contenta, porque hacer el Biotopo nos tomó mucho esfuerzo y trabajo en equipo”.

En tanto, el segundo lugar fue para la Escuela Municipal de Limahue en Malloa, mientras que el tercero lo obtuvo la Escuela Osvaldo Correa Fuenzalida de Las Cabras; establecimientos que se mostraron conformes ante la decisión del jurado.

“Obtener el segundo lugar fue inesperado, porque para nosotros el mayor premio fue el desarrollo del proyecto y construir el Biotopo en el establecimiento. El hecho de ser nombrados hoy día, fue un segundo regalo”, explicó la profesora de la Escuela Limahue, Susana Duarte.

Los ganadores, recibieron de premio entradas para visitar el parque Zoológico Buin Zoo  y materiales educativos.

Junto con los tres primeros lugares, se otorgaron algunas menciones honrosas. “Por el compromiso y organización de los estudiantes”, al Colegio José Manso de Velasco de Rancagua; “Por la rigurosidad y el compromiso con el proyecto”, la Escuela Dany Germán González Soto de Placilla; “Por el compromiso y la impecabilidad en el proceso de construcción”, el Liceo Neandro Schilling de San Fernando; “Por el dominio técnico logrado por los estudiantes”, Trinity College de Machalí; “Por el logro y el trabajo comunitario”, la Escuela Gustavo Bisquertt Susarte de Rengo; “Por el entusiasmo y el cumplimiento”, la Escuela Gabriela Mistral de Mostazal y “Por el empuje y la perseverancia”, el Colegio Santa Filomena de Rancagua.

El desarrollo de este concurso tuvo una duración de 6 meses y permitió que durante todo el proceso participaran aproximadamente 4.833 alumnos, más de 46 docentes y cerca de 25 directivos, en la realización de actividades como: charlas formativas para profesores y alumnos; construcción de biotopos acuáticos y la recuperación y ornamentación de espacios educativos, entre otras actividades.

Cabe destacar, que esta iniciativa suma a la fecha un total de 58 ecosistemas acuáticos en establecimientos educacionales de la Región de O’Higgins, con los cuales se han logrado significativos resultados.

 

Biotopo y sus beneficios

El Biotopo acuático es un espacio físico, un estanque natural en donde se dan las condiciones adecuadas  que permiten la interacción entre comunidades de especies de flora y fauna acuática, las que gracias a sus interacciones y relaciones biológicas, logran asentar un ecosistema lleno de vida.

Éste ubicado estratégicamente en lugares subvalorados al interior de los establecimientos educacionales, permite la recuperación de espacios educativos, los que gracias al trabajo conjunto de docentes, alumnos, apoderados y la comunidad escolar, se transforman en áreas verdes; factor escaso dentro de  la realidad educativa.

Además genera un recurso formativo permanente para los establecimientos, puesto que durante su proceso de construcción  y posterior a él, es posible desarrollar una serie de actividades propias de mantención como: limpieza, alimentación de peces y circulación del agua, entre otros; a lo que se suman una serie de acciones  pedagógicas, orientadas de manera transversal a todos los niveles de educación básica y a todos los subsectores educativos, reforzando materias que van desde inglés hasta matemáticas.

 
GALERÍA DE IMÁGENES
Ver Galería

biotopo2016_04 biotopo2016_18 biotopo2016_23 biotopo2016_29 biotopo2016_35 biotopo2016_42 biotopo2016_43 biotopo2016_46 biotopo2016_47 biotopo2016_52 biotopo2016_54 biotopo2016_56 biotopo2016_70 biotopo2016_92