• El trabajo realizado por 15 mujeres de la institución, fue confeccionada en el marco del estreno mundial de la película y su protagonista. Una confección que fue seleccionada entre diversos diseños para esta especial ocasión.

Todo comenzó cuando la compañía Warner Bros. decidió llevar la historia del personaje a la pantalla grande y, para su promoción, dispuso incorporar el trabajo de comunidades indígenas y de orfebrería latinoamericana; así llegaron a la Escuela de Orfebres de Coya, creada por Corporación Pro O’Higgins  y Codelco Chile, División El Teniente. De esta manera y liderado por su maestro, Denis Célèry, se inició un proyecto que incluyó sólo a mujeres del establecimiento, las que formaron el grupo “Ayüfal Domo”, que en lengua mapuche significa “mujer maravillosa”, la denominación precisa en torno a una particular creación.

“El momento en que Warner Bros. conoció nuestro trabajo y nos invitó a participar en esto, fue súper emocionante (…) Parte de la temática de la película es traspasar las energías a través de las pulseras, y  desde ahí nos propusimos desarrollar un brazalete que estuviera hecho de cobre y lapislázuli, ambos  elementos de nuestra tierra y que nos representaran como país. Les encantó la propuesta que hicimos y resultamos elegidos, entre muchos otros países de sudamérica, así nos embarcamos en este desafío”, cuenta el profesor Célèry.

A partir de ello, se logró una confección única y sin precedentes: un brazalete que recoge el ímpetu femenino y toma fuerza en una elaboración pensada exclusiva y delicadamente para una de las heroínas iconos del género de la ciencia ficción y los cómics, la “Mujer Maravilla”. Todo un orgullo para las orfebres de la escuela, quienes jamás pensaron en participar en una confección de tal envergadura.

“¡Nunca creímos que acá a Coya, en medio de la cordillera, iban a llegar a ofrecernos algo así! Y el proceso fue muy interesante, porque en esto trabajamos sólo mujeres. Pese a que nuestros compañeros querían ser parte también, nosotras nos defendimos porque siempre los superhéroes son hombres y la Mujer Maravilla es la única heroína que hay, entonces lo justo es que quienes hiciéramos la pulsera, fuéramos mujeres”. Comenta Alejandra Suárez, orfebre miembro del proyecto.

Así también lo comparte su compañera, Jessica Gaete, quien destaca la singularidad de esta creación.  “A Warner Bros. le interesaba que los brazaletes tuvieran nuestra identidad, y que fuera , a su vez, una especie de mixtura con el personaje de la Mujer Maravilla. Nosotros nos preocupamos mucho de eso, de impregnar nuestro valor femenino, por eso la pulsera que hicimos fue hecha por mujeres maravillosas, tal como indica “Ayüfal Domo”, nuestro proyecto, y para desarrollarlo tuvimos que alinear todas nuestras fuerzas y capacidades”.

Un trabajo pensado especialmente para que, Gal Gadot, su protagonista, luciera la pulsera en el avant première mundial de la cinta, evento especial que desde México mostró el arte de su elaboración, lo que incorporó las técnicas esenciales de orfebrería, como las pátinas, el envejecido y el sulfato, proceso que desde Corporación Pro O’Higgins, impulsora de la Escuela de Orfebres de Coya, valoran y reconocen como una instancia para validar aún más sus habilidades.

“El que hayan tomado este desafío y lo hayan transformado en una pulsera para la Mujer Maravilla, es un gran trabajo. Para Pro O’Higgins y nuestras empresas socias, y para Codelco División El  Teniente, es un gran orgullo saber que hayan alcanzado este logro internacional y de colocar a la Escuela de Orfebres de Coya en el concierto del arte del cine”, señala Braulio Guzmán, gerente general de la  institución.

La pulsera hoy está en manos de la “Mujer Maravilla”, pero próximamente retornará a Chile junto a sus creadoras, las alumnas de la Escuela de Orfebres de Coya, desde donde esperan exhibirla al público para mostrar su belleza y simbolismo.